Glaucoma en personas mayores, por qué se produce

glaucoma-personas-mayores-residencia-el-encinar

¿Quieres conocer sobre el glaucoma en personas mayores y por qué se produce? El glaucoma es una lesión irreparable del nervio óptico. Esta lesión causa pérdida progresiva de la visión, y de no tratarse, puede provocar ceguera.

 

El nervio óptico integra más de un millón de fibras nerviosas diminutas. Al morir estás fibras nerviosas, se producen puntos ciegos en la visión. Es posible que al principio no se noten estos puntos ciegos hasta que la mayoría de las fibras del nervio óptico mueren.

 

¿Tienes un familiar de tercera edad y tienen puntos ciegos en la visión? Antes de enviarlo a una residencia de ancianos en Talavera que lo cuide, debes saber identificar el glaucoma antes de que sea muy tarde. Sigue leyendo este artículo para conocer sobre el Glaucoma en personas mayores y por qué se produce.

 

El glaucoma en personas mayores, sus causas

Según datos de la Organización mundial de la salud, el glaucoma en personas mayores produce ceguera en el 5% de los casos registrados en todo el mundo.

 

Sin embargo, gracias a un diagnóstico temprano, es posible llevarlos a una residencia de ancianos en Talavera sin preocuparte de su falta de visión permanente.

 

Generalmente, la causa del glaucoma se debe a la acumulación de fluidos en la parte delantera del ojo. A raíz del exceso del fluido, el ojo tiene más presión y origina un daño en el nervio óptico.

 

¿Cuáles son los tipos de glaucoma en personas mayores?

Los especialistas suelen calificar al Glaucoma como un “enemigo silencioso” ¡Y no es por nada!

 

En la mayoría de los casos, el paciente no sabe que tiene glaucoma por la ausencia de síntomas o molestias. Esto es hasta que sufre de una pérdida visual permanente y que no tiene tratamiento.

 

Esta es una de las importantes de diagnosticar tempranamente al paciente y poder brindarle tratamiento inicial.

 

Existen diferentes tipos de glaucoma según el diagnóstico del especialista:

 

  • De ángulo abierto

Se produce gradualmente y es uno de los tipos más usuales.

 

Ocurre cuando el ojo no drena el fluido como debería, pareciendo un drenaje atascado.

 

De esta manera, y como anteriormente explicamos, la presión del ojo aumenta y resulta en un daño del nervio óptico.

 

Este tipo de glaucoma no es doloroso y al principio, el paciente no se da cuenta de que está perdiendo la vista.

 

  • De ángulo cerrado

Este tipo no es tan usual, pero sí puede suceder. Se produce cuando el iris está muy cerca al ángulo de drenaje en el ojo.

 

Debido a que el iris bloquea el ángulo de drenaje por completo, la presión ocular aumenta con mucha rapidez. De allí su nombre “ataque agudo”.

 

En este caso, sí se presentan síntomas y ante su presencia, se debe llevar a la persona con un profesional:

  • La visión se vuelve borrosa de repente,
  • Tiene dolor intenso en el ojo afectado,
  • Dolor de cabeza,
  • Debido a lo borroso en la vista, tiene náuseas,
  • Vómitos,
  • Ve anillos o aureolas de arcoíris de color alrededor de las luces.

 

¿Cómo prevenir el glaucoma?

Es recomendable visitar al oftalmólogo regularmente. En caso de que se experimenta visión borrosa de repente o dolor en uno o los dos ojos, acudir inmediatamente al profesional.

 

Los comentarios están cerrados.
× Chat